Ángel Camacho Estudio de Arquitectura

Centro Cultural, Torrevieja

Concurso, 2011

Emplazado en una zona de alta densidad urbana, donde las calles son de uno o dos carriles y los espacios públicos escasean, la premisa fundamental del proyecto es la de crear, aprovechando la reurbanización de la calle San Pascual, una zona pública peatonal, un pequeño salón urbano que sirva de antesala al centro cultural.

Para conseguirlo, a pesar de su complejo programa y la limitadísima edificabilidad, el edificio desarrolla su volumen desde el límite norte del solar, deteniéndose para liberar una banda peatonal de 9,35 metros entre su fachada y la calzada, en una zona donde las aceras no superan los dos metros de anchura. Este pequeño espacio público se constituye en sorpresa y anticipa el uso singular y el carácter público del edificio que lo preside. También se ha mantenido el garitón del antiguo cuartel de la Guardia Civil en su emplazamiento actual, articulando el espacio público generado a modo de hito y símbolo del nuevo edificio.

La limitación de altura a planta baja más cuatro y la decisión de liberar el máximo espacio público posible conducen a un edificio muy compacto y que orienta su fachada principal a sur. Aquí, el volumen se expande en un doble voladizo a fin de albergar el creciente programa, conferir una mayor riqueza volumétrica a la vez que sombrear la soleada fachada sur.

Se ha intentado huir de artificios innecesarios y sistemas constructivos complejos. Se busca la claridad y la sencillez en los materiales y en la estructura; Por ello se ha reducido el número de acabados exteriores e interiores. En las fachadas se propone un uso singular y extensivo del ladrillo lacado que concuerde con la tradición cerámica valenciana; piezas especiales y cuidadas tanto en su diseño como en su colocación, refrescando a la vez que manteniendo el uso tradicional del material.

El complejo programa se articula en torno a dos núcleos verticales; el mayor, asociado al acceso principal, y el secundario, asociado al acceso de personal. En planta baja se encuentran el auditorio y la cafetería; en planta primera, las dependencias vinculadas al Orfeón; en la planta segunda, la biblioteca se abre a la fachada sur y las salas de ensayo para coros se sitúan al fondo del edificio. El tercer nivel está ocupado por las aulas flexibles para danza y teatro, mientras que en la última planta se ubican los despachos de dirección y el hotel de asociaciones.